Papa Francisco destaca a Fe y Alegría: “La clave está en su mística de inclusión y la fuerza de sus jóvenes”

El Santo Padre recibió al Padre General de los Jesuitas, el P. Arturo Sosa, SJ y a la delegación de este movimiento de Educación Popular liderado por la Compañía de Jesús que trabaja en Chile y en todo el mundo con más de 1,5 Millones de estudiantes.

El Papa Francisco recibió el lunes a la Junta Directiva de la Federación Internacional de Fe y Alegría en una audiencia privada en la que su mensaje se han centrado en la importancia de la mística de este movimiento y la importancia del protagonismo juvenil para su recreación hacia el futuro. Este movimiento de Educación Popular liderado por la Compañía de Jesús trabaja en 22 países de Latinoamérica, África y Europa con unos 43 mil maestros y maestras que acompañan a más de 1,5 Millones de estudiantes.

En un entorno de confianza y cercanía, el Santo Padre recibió en su Palacio Apostólico a una delegación de la Federación presidida por el Padre General de los Jesuitas, el P. Arturo Sosa, SJ y el Coordinador Internacional de la Federación el P. Carlos Fritzen, SJ. Los asistentes pudieron dialogar por algo más de 45 minutos con el Papa que remarcó con claridad que la clave está en la mística que dinamiza este movimiento: “La gente dice que no entiende cómo funciona Fe y Alegría, y el tema es la mística. Al haber mística, no se comprende, vos no la manejas, la mística te maneja a vos, te entregas.”

Visita feyalegria.cl/home para información de Fe y Alegría en Chile

Hablando de la creciente internacionalización del movimiento – que más allá de los 22 países en los que trabaja sostiene actualmente conversaciones con otras 12 nacionalidades – el Papa Francisco insistió en que, en comparación con la cultura de exclusión que nos rodea en nuestros tiempos, “Fe y Alegría es la propuesta contraria, aquí se incluye todo. La mística de Fe y Alegría es la de incluir para que haya más, para que haya más jóvenes con educación, para que haya más futuro, para que haya más horizonte de preservación de la casa común. […] La mística de Fe y Alegría es un cierto sano desorden. Esto ayuda mucho a crecer. No aflojen estas cosas, miren horizonte y sean fieles a esa intuición. […] Fe y Alegría no se puede gobernar, a lo más se la debe conducir, conducir toda esa fuerza que viene de mil lugares y que la traen propiamente ustedes, los jóvenes”. 

Y desde esta idea construyó el Papa Francisco su principal mensaje a esta red internacional de educación: “Los jóvenes tienen conciencia, hemos de dejarla florecer. […] El protagonismo en Fe y Alegría lo tiene la juventud. Está en vuestras manos. El protagonismo del futuro, no sólo de Fe y Alegría sino de la humanidad, lo tienen ustedes. O lo siguen ustedes adelante o se acabó el futuro. Ustedes son el futuro pero también son el presente, que tienen que tomar hoy día las cosas y llevarlas adelante con esa ilusión, con esa juventud y con esa capacidad de incluir.”

El Santo Padre mostró también su preocupación por el derecho universal a una educación de calidad y la necesidad de entender la educación como bien público: “Si no se permite actuar a los actores educativos, se coarta la educación, y se convierte en un instrumento de dominación.” Durante la audiencia recibió de regalo una Silla Roja, de manos del P. Daniel Villanueva, SJ Director de Entreculturas – Fe y Alegría España y miembro de la Junta Directiva de la Federación. La silla roja es el símbolo que Fe y Alegría utiliza para representar la defensa del derecho a la educación de los más de 260 millones de niños y niñas sin escolarizar.

En la audiencia participaron también María Luisa Berzosa, religiosa Hija de Jesús colaboradora de Fe y Alegría en Argentina, Italia y España, el P. Marco Tulio Gómez, SJ Secretario Ejecutivo de la Federación y el P. Jesús Zaglul, SJ antiguo director de Fe y Alegría en República Dominicana y actual Asistente del Padre General de los Jesuitas en Roma. Al final de la misma el Santo Padre grabó un motivador mensaje de vídeo para Fe y Alegría:

Fe y Alegría, junto con el Servicio Jesuita a Refugiados,  es una de las dos redes jesuitas de educación en las fronteras en la que trabajan junto con más de 140 congregaciones religiosas proveyendo servicios socio-educativos a gran escala para población vulnerable desde hace casi 65 años. 

Galería de imágenes

Fuente: Entreculturas