Listos para servir: una nueva misión para los jesuitas

En camino hacia las nuevas Preferencias Apostólicas Universales.

Un cierto ambiente de expectación se deja sentir en la Curia General de los jesuitas en Roma. Se debe a que el P. General Arturo Sosa se halla en el sprint final para sacar al público una carta que orientará el porvenir de la Compañía de Jesús. Durante casi dos años, jesuitas de todas partes del mundo han discutido, discernido y rezado preguntándose: “Jesús, en este mundo de hoy en el que Él lleva su cruz, ¿a dónde nos llama?”, “¿Qué nos pide la Iglesia a nosotros?” y “¿Dónde somos más necesitados?”. De esos intercambios han nacido las “Preferencias Apostólicas Universales” (PAU), en un documento con potencial para reformar la Compañía de Jesus.

En 2003, el P. General Peter-Hans Kolvenbach publicó las “Preferencias apostólicas” en un momento en el que la Compañía de Jesús se hallaba embarcada, se interrogaba y realizaba un discernimiento orante sobre las prioridades de ministerios apostólicos en un mundo en pleno cambio. El telón de fondo del documento era una idea sencilla: cuando hay que discernir entre misiones de igual importancia, hay que dar prioridad a las cabezas de lista. Por ello, los ministerios que han orientado la Compañía estos últimos años han sido África, China, el apostolado intelectual, las casas de Roma así como obras en el dominio de la migración y los refugiados. Esas preferencias no eran una lista de control de obras y tomas de postura que necesitaran refuerzos de personal. Era más bien un recordar que debemos seguir las mociones del Espíritu Santo allí donde la Compañía descubre su misión en el seguimiento de Jesús. Vamos donde Lo encontramos, donde Él nos llama o hacia donde Él nos señala el camino. Era el reconocimiento que los jesuitas estaban siendo llamados a repensar su lugar en un mundo que había cambiado mucho en las dos décadas precedentes.

De ello hace ya 16 años y ha pasado una década desde que aquellas ‘Preferencias Apostólicas’ fueran adoptadas por una Congregación General. Ahora lo que la Compañía de Jesús está haciendo es obedecer al mandato de la Congregación General 36 que pedía al P. General que “la Compañía prosiga su discernimiento de preferencias”. De la misma manera que las anteriores Preferencias Apostólicas hacían un llamado a los jesuitas para hacerse disponibles a las mociones del Espíritu Santo, así también las actuales Preferencias Apostólicas Universales convocarían a los jesuitas a adaptar, cambiar y crecer para servir mejor las necesidades de la Iglesia y de su pueblo.

La semana pasada el Papa Francisco hizo recepción de un ejemplar de las nuevas Preferencias Apostólicas Universales y de una sola pregunta: “¿Es esto lo que la Compañía de Jesús necesita hacer en este momento de su historia?”. Y el sábado el P. General Sosa fue recibido en audiencia por el Santo Padre, quien, después de haber tomado un tiempo para la reflexión y la oración, acogió al P. Sosa y le devolvió el ejemplar que ya no era un simple documento. Era una misión para la Compañía de Jesús.

El significado histórico de las PAU no pasa desapercibido para los miembros de la Curia. Todos los Departamentos, desde el Consejo hasta los diferentes Secretariados se están preparando para la publicación oficial de esta nueva misión del Papa Francisco a la Compañía de Jesús a nivel mundial. Después de uno de los más prolongados discernimientos en la historia de la Compañía de Jesús, los jesuitas alrededor del mundo están a la expectativa y se preparan a servir allí donde esta nueva misión les llevará.

Fuente: Jesuitas.lat