En Seminario de Fundación Vivienda reflexionan sobre política urbano-habitacional para Chile

El encuentro contó con representantes de sectores gubernamentales, académicos, empresariales y ciudadanos, quienes debatieron sobre los desafíos para una nueva estrategia en viviendas teniendo en cuenta la agenda 2030 de Naciones Unidas.

Una interesante discusión se generó esta mañana en torno a los desafíos para una política urbano-habitacional al 2030, durante la realización del seminario Un lugar en la ciudad, ¿para quién?, organizado por la Fundación Vivienda.

El encuentro se realizó en el aula magna de la Universidad Alberto Hurtado (UAH) y contó con la participación como panelistas de Guillermo Rolando, subsecretario de Vivienda; Daniel Jadue, alcalde de Recoleta; Javier Hurtado, gerente de estudios de la Cámara Chilena de la Construcción; Doris González, vocera del movimiento pobladores, UKAMAU; y Paulette Landon, decana de la Facultad Ciencias Sociales de la UAH. En tanto, la socióloga de la Universidad Católica, Pía Mora, moderó el panel de conversación.

El seminario partió con la exposición de Felipe Arteaga, director ejecutivo de la Fundación Vivienda, quien avalado por los 52 años de historia de la Fundación, se refirió al déficit habitacional y la desigualdad urbana como marco para una nueva política urbano-habitacional que debiera estar alineada con los desafíos de la agenda 2030 de Naciones Unidas en esta materia.

Arteaga llamó a integrar todas las miradas en esta reflexión: la del Estado, la de los empresarios, de los gremios, los académicos y la de los ciudadanos. Como ejemplo de la urgencia de trabajar en esta materia, mostró la evolución que ha tenido el déficit habitacional en el país, constatando -según los datos entregados por la última encuesta Casen 2017- que la variable que más ha subido es el porcentaje de allegados. “En la Región Metropolitana, el 94,2% de las familias vive en situación de allegamiento o hacinamiento”, especificó.

Cabe recordar que uno de los principales objetivos de la Agenda 2030 ONU-Habitat es que los Estados miembros desarrollen una estrategia nacional de vivienda que sirva como guía para las políticas, la planificación y la programación de inversiones; las actividades de gestión y mantenimiento en las áreas de las viviendas, y el mejoramiento y prevención de asentamientos precarios. Dichos planes deben formularse con la plena participación de todos los interesados. Asimismo, hacen hincapié en que las políticas de viviendas son inseparables de las estrategias de uso del suelo, infraestructura, desarrollo económico local y movilidad, todas integradas en el proceso participativo e inclusivo de planificación y gestión urbana dentro de un marco legal y regulatorio de apoyo.