El Papa se reunió con los Jesuitas de Panamá y de Centroamérica

Este sábado el Santo Padre se ha encontrado en la Nunciatura Apostólica con los Jesuitas de Panamá y de otros Países de Centroamérica.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que este sábado, 26 de enero, el Santo Padre se ha encontrado en la Nunciatura Apostólica a los Jesuitas de Panamá y de otros países de Centroamérica.

Por su parte, el P. Antonio Spadaro, SJ, Director de la Revista “La Civiltà Cattolica”, informó en su cuenta de Twitter que el Papa Francisco se reunió con 30 jesuitas centroamericanos, la mayor parte de ellos novicios, con quienes conversó por más de una hora.

La Compañía, la JMJ y su experiencia religiosa

En conversación con Vatican News, el P. Antonio Spadaro SJ dio detalles sobre este encuentro, que sin duda, ha sido una gran bendición.

¿Cómo fue este encuentro?

Como siempre, el Papa Francisco se encontró con un grupo de jesuitas de la Nunciatura – 30, de hecho – de América Central, y por lo tanto de los distintos países de la zona, y habló muy libremente con ellos. Tengo que decir que la mayoría eran jóvenes, incluso jóvenes novicios, que hacían preguntas sobre la Compañía de Jesús, sobre su experiencia religiosa y luego, claramente a partir de estas preguntas, la conversación se extendía a los temas del viaje y a otros temas más generales. Como siempre, la conversación fue muy fraterna, muy sencilla, directa, inmediata, con referencias también a la vida personal del Papa. El Papa ha estado muy disponible, de hecho, fue más allá del tiempo previsto. Una experiencia muy agradable, muy directa.

El Papa Francisco se encuentra muy a menudo con las comunidades jesuitas en sus viajes, pero cuando va a América Latina, a América del Sur, siempre tiene algo más, esta visita. Entonces, ¿qué significa el encuentro con el Papa tanto para el Papa como para estos jóvenes?

Hay una experiencia de contexto, de hecho, esta de América Latina – en este caso – Centroamérica: es muy importante, relevante. El Papa está dentro del viaje, aún no ha terminado el viaje pero pudo comunicar libremente durante más de una hora algunas de sus impresiones. Así que, una experiencia muy valiosa. La experiencia de los jesuitas jóvenes y viejos también fue muy importante, por lo que son personas que han tenido una amplia experiencia del pasado, un pasado compartido con los años en los que Bergoglio fue jesuita, y por lo tanto compañeros; en cambio, jóvenes que ahora se enfrentan a la vida religiosa. Por lo tanto, en este sentido, es también una experiencia muy interesante de diálogo y encuentro entre jóvenes y ancianos.

Había gente que ya conocía al Papa Bergoglio y algunos jóvenes. ¿Cuál fue la diferencia de enfoque, incluso en las preguntas?

Los jóvenes estaban muy interesados en el hoy, en lo que está sucediendo, así que en un juicio sobre el hoy también de la vida religiosa, de la vida como jesuitas. Los ancianos…. digamos que básicamente dejaron la palabra a los jóvenes, pero comentaron – sobre todo al final – algunas de sus experiencias. Son siempre encuentros muy experienciales: siempre partimos de experiencias directas, no son cuestiones generales, teóricas. Por eso creo que al Papa también le gustan mucho estos encuentros.

¿Cómo encaja este encuentro en la Jornada Mundial de la Juventud? ¿Ha habido algún debate específico sobre esta cuestión?

Sí, por supuesto, precisamente porque había jóvenes, hicieron preguntas sobre este tema y sobre la Jornada Mundial. Sin embargo, se trata de un encuentro fraterno de un camino mucho más amplio y complejo, por lo que se trataron algunos temas y el de los jóvenes ciertamente también se trató, en esta conversación.