Con ánimo de renovación

La crisis que vive la Iglesia impulsó a la Compañía a estudiar, durante 2018, las fortalezas y debilidades de la formación de los sacerdotes jesuitas. Asimismo, el Provincial, P. Cristián del Campo, pidió a una comisión externa un análisis y propuestas sobre abuso sexual, prevención y reparación. Aquí sus principales conclusiones.

Artículo publicado en Revista Jesuitas Chile n. 46

El año pasado la Compañía de Jesús en Chile encargó dos estudios con temáticas de gran importancia para la Provincia: uno sobre la formación de los jesuitas y otro sobre abuso sexual, prevención y reparación.

Ambos trabajos concluyeron en sendos informes que serán analizados para recoger los aspectos más interesantes e incorporarlos en las respectivas áreas.

En el caso del trabajo sobre la formación, “era necesaria una evaluación de cómo se forman los jesuitas, más aún en el contexto de la crisis eclesial que estamos viviendo”, sostiene Roberto Saldías sj, socio (secretario) del Provincial de la Compañía de Jesús en Chile. Agrega que era también necesaria porque algunas etapas de la formación se efectúan hoy fuera del país: en particular en Argentina, Brasil y Colombia.

Este estudio fue encargado por la Comisión de Formación, integrada por los sacerdotes jesuitas Román Guridi, Gabriel Roblero y Jorge Muñoz, además de la sicóloga laica María Paz Ábalos.

“La formación jesuita ha cambiado bastante en los últimos quince años en términos de sus actores, lugares donde se realiza y perfil de quienes ingresan, por lo tanto, es necesario un proceso de revisión y levantamiento de información para plantear mejoras. Por otra parte, hemos tenido varias salidas de sacerdotes jóvenes o de jesuitas justo antes del proceso de ordenación. Eso nos lleva a preguntarnos si no habrá elementos de la formación que tenemos que revisar, mejorar o transformar”, explica el presidente de la Comisión, Román Guridi sj.

La investigación se realizó desde un enfoque cualitativo y contó con entrevistas semiestructuradas a autoridades de la Provincia y a ex jesuitas. Además, se realizaron focus groups a jesuitas en distintas etapas de su formación y a laicos. Los principales resultados fueron expuestos de acuerdo a las diferentes etapas de la formación. Por ejemplo, los entrevistados coincidieron en que el Noviciado es uno de los momentos más emblemáticos en la vida de un jesuita, por el gran trabajo de crecimiento espiritual y personal que conlleva. Entre las dificultades de esta etapa figura el reducido tiempo de apostolado en relación a las expectativas con que ingresan y la excesiva estructura de control de sus vidas.

En tanto, durante el Juniorado (estudios de Humanidades y Filosofía) y el Magisterio (equivalente a una práctica pastoral) destacan el contacto con el mundo exterior y la vinculación con los laicos. Y como tensiones mencionan, en ambos periodos, la falta de tiempo para la oración y la espiritualidad.

Entre las temáticas transversales que se recogieron, está la afectividad en todas sus dimensiones, el ejercicio del poder, la infantilización, el exceso de trabajo y las tensiones propias de la obediencia.

Guridi comenta que las conclusiones del estudio “no dicen prácticamente nada que no supiéramos intuitivamente. Sin embargo, es muy distinto escucharlo dicho por muchas personas que aportan matices, acentos y nudos problemáticos… Nunca antes le habíamos dado la palabra de un modo tan sistemático a jesuitas en formación y también a ex jesuitas que habían pasado por los procesos formativos. En ese sentido, es como ver los temas desde otros ángulos y, por lo tanto, aparecen con una luz e intensidad nuevas. Ya veremos qué modificaciones debemos emprender”.

Exigencias más altas

El Provincial, P. Cristián del Campo, pidió en 2018 a un grupo de siete profesionales externos —Elizabeth Lira, Joanna Heskia, Ana María Arón, Paulina Pérez, Patricio Walker, y los sacerdotes diocesanos Carlos Schickendantz y Jorge Murillo— un estudio sobre el tema de los abusos y cómo han sido abordados por la Compañía, además de  recomendaciones y propuestas en las áreas de prevención y reparación. El trabajo realizado durante nueve meses se plasmó en un minucioso informe de 22 páginas (ver en www.jesuitas.cl, sección Prevención de Abusos).

Dicha comisión definió tres criterios básicos que deberían regir el modo de organizar y gestionar los temas de prevención y denuncias sobre abuso:

  1. Una instancia profesional con gente de reconocida competencia para llevar adelante una política contra los abusos de poder, conciencia y sexual.
  1. Una instancia externa a la Compañía de Jesús para investigar las denuncias de abuso contra jesuitas.
  1. Formas institucionales efectivas de controles y contrapesos como una manera de que la autoridad acepte diversos procesos de rendición de cuentas y de consulta.

Junto con esos criterios, la comisión recomendó cuatro puntos para la recepción de denuncias y la gestión de las investigaciones:

  1. Creación de un comité externo de recepción de denuncias que funcione con máxima autonomía, y cuyos integrantes tengan un alto grado de experiencia en el tema. Esta recomendación fue acogida, y se nombró en este comité a Joanna Heskia, abogada; Jacqueline Riquelme, psicóloga clínica y forense, y Miguel Cillero, abogado.
  2. Que sean abogados externos quienes realicen las investigaciones, tal como se viene realizando hoy.
  1. Creación de un comité de prevención, auditoría y cumplimiento de toda la política referida a abusos que incluya los diferentes aspectos: formación de jesuitas, políticas de prevención en las distintas instituciones, uso de redes sociales, acogida y acompañamiento de las víctimas, entre otros aspectos.
  2. Finalmente, la comisión recomienda que sea obligatorio para la Compañía denunciar a la justicia civil cuando existan indicios suficientes para sospechar la existencia de un posible delito contra un menor de edad.

Asimismo, el trabajo desarrolla una serie de consideraciones sobre los abusos, las condiciones de riesgo que podrían operar al interior de la Compañía de Jesús y su prevención; la reparación de las víctimas y el modo de proceder con los jesuitas acusados.

Directora de Comunicaciones Compañía de Jesús

Más artículos del mismo autor